SAN JUAN

Imagen de tamaño natural, de vestir, es una talla del siglo XVII,  en la mano izquierda lleva una palma rizada, con la derecha señala hacia Jesús. Es de autor anónimo.

San Juan, “el discípulo amado”, autor del Cuarto Evangelio, tres Cartas, y el Apocalipsis. Pescador de Betsaida, hijo de Zebedeo, hermano de Santiago, discípulo del Bautista y apodado “hijo del trueno”, participó con Pedro y Santiago de los episodios más significativos de la vida de Jesús, y en la Última Cena recostó su cabeza en el pecho del Señor. Estuvo con María “junto a la cruz” (Jn. 19, 25-27), y fue testigo junto a Pedro del sepulcro vacío: “vio y creyó” (Jn. 20, 8).

La palma es la rama del árbol del paraíso, relacionada con la tradición cristiana de la Asunción de la Virgen, no es un símbolo de martirio, sino que representa su particular vinculación con la madre de Jesucristo , vinculación otorgada por el mismo Cristo en la cruz y corroborada poco antes de la muerte de su madre por medio del ángel. Con la palma se pretende resaltar el lugar preponderante que ocupó Juan dentro de los discípulos, no solo en el momento de la Pasión del Señor, sino incluso en la muerte y ascensión de su madre . Este símbolo de la palma traída del paraíso podría muy bien ser en el imaginario del cristiano medieval la misma que acudió en auxilio de la Sagrada Familia en su huida a Egipto.