PERGAMINO

Pontificia, Real, Antigua, Venerable y Piadosa Hermandad y Archicofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno, Santo Crucifijo, Ntra. Madre y Sra. del Traspaso y Apóstoles San Juan, San Andrés y San Juan Grande. 

Las hermanas de Jesus camino de la Alameda Vieja

El pergamino de los privilegios de la Hermandad de Jesús Nazareno

EL célebre mayordomo de la hermandad Andrés Hidalgo y Ortega recogió en su importante Memoria histórica(1) esta bula, que próximamente publicaremos con mayor detalle y comentario en la revista ‘Asidonense’ n.º 6, 2011 (del Instituto Superior de Ciencias Religiosas Asidonense). Aquí sólo adelantamos la traducción de sus textos latinos(2), que, tras la restauración de Leopoldo Zaldívar (de la que se deja constancia en una pequeña cartela en la parte inferior de la tabla), quedaron muy alterados e ilegibles en no pocos lugares. No obstante, podemos reconstruirlos fácilmente gracias a las páginas de la obra de Hidalgo y Ortega, y también porque se trata de una conocida oración medieval que la tradición atribuye al papa San Gregorio Magno. Se encuentra inserta en misales y libros de Horas, e inspirado en ella compuso Tomás Luis de Victoria un precioso motete.

Dicha oración está ligada a la leyenda de la aparición de Cristo en el momento de la consagración (para corroborar su presencia real en la Eucaristía), mientras Gregorio celebraba misa. La oración que sigue a las siete originales de San Gregorio (a veces transmitidas con leves variantes, como aquí) fue añadida por el papa León X, que aprobó y duplicó las indulgencias concedidas, según consta por algunos testimonios.

GRACIAS E INDULGENCIAS CONCEDIDAS POR LOS SUMOS PONTÍFICES A LA VENERABLE ARCHICOFRADÍA Y HERMANDAD DE JESÚS NAZARENO Y SANTO CRUCIFIJO SITA EN ESTE CONVENTO DE NUESTRO PADRE SAN FRANCISCO (…).

Nuestro Santísimo Padre Inocencio VIII concedió a todas las personas que rezaren de rodillas, sabiendo las nueve oraciones siguientes en Latín, y al fin de cada una un Pater Noster y un Avemaría, delante de estas Santas Imágenes por cada vez catorce cuentos millones), ciento y ochenta y cinco mil, doscientos y cuarenta y ocho años de perdón, (…).

ORATIONES

Oraciones: “O Domine Iesu Christe, adoro te in cruce pendentem, coronam spineam in capite portantem. Deprecor te ut tua crux liberet me ab Angelo percutiente. Amen. Pater noster y Ave Maria”.

“Oh Señor Jesucristo, te adoro a ti que estás colgado en la cruz y llevas una corona de espinas en la cabeza. Te suplico que tu cruz me libre del Ángel hiriente. Amén. Padrenuestro y avemaría”.

“O Domine Iesu Christe, adoro te in cruce vulneratum, felle et aceto potatum. Deprecor te ut vulnera tua sint remedium animae meae. Amen. Pater y Ave Maria”.

“Oh Señor Jesucristo, te adoro a ti que sufriste las heridas en la cruz y bebiste hiel y vinagre. Te suplico que tus heridas sean el remedio de mi alma. Amén. Padrenuestro y avemaría”.

“O Domine Iesu Christe, rogo per illam amaritudinem, quam pro me, miserrimo peccatore, sustinuisti in cruce, maxime in illa hora quando nobilissima anima tua egressa est de benedicto corpore tuo. Deprecor te miserere animae meae in egressu suo et perduc eam in vitam aeternam. Amen. Pater noster y Ave Maria”.

“Oh Señor Jesucristo, te ruego por aquella amargura que soportaste en la cruz por mí, miserabilísimo pecador, sobre todo en aquella hora en la que tu excelsa alma partió de tu bendito cuerpo. Te suplico, ten misericordia de mi alma en el momento de su partida y llévala a la vida eterna. Amén. Padrenuestro y avemaría”.

“O Domine Iesu Christe, adoro te in sepulchro positum, myrrha et aromatibus conditum. Deprecor te ut tua mors sit vita mea. Amen. Pater noster y Ave Maria”.

“Oh Señor Jesucristo, te adoro a ti que fuiste depositado en un sepulcro y ungido com mirra y aromas. Te suplico que tu muerte sea mi vida. Amén. Padrenuestro y avemaría”.

“O Domine Iesu Christe, adoro te descendentem ad inferos et liberantem captivos. Deprecor te ne permittas me illuc introire. Amen. Pater noster y Ave Maria”.

“Oh Señor Jesucristo, te adoro a ti que desciendes a los infiernos y liberas a los cautivos. Te suplico que no permitas que yo entre allí. Amén. Padrenuestro y avemaría”.

“O Domine Iesu Christe, adoro te resurgentem a mortuis et ascendentem ad caelos sedentemque ad dexteram Patris. Deprecor te ut illuc te sequi et tibi praesentari merear. Amen. Pater noster y Ave Maria”.

“Oh Señor Jesucristo, te adoro a ti que resucitas de entre los muertos, asciendes a los cielos y estás sentado a la derecha del Padre. Te suplico que yo merezca seguirte allí y presentarme ante ti. Amén. Padrenuestro y avemaría”.

“O Domine Iesu Christe, Pastor bone, iustos conserva, peccatores iustifica, omnibus fidelibus miserere et propitius esto mihi, maximo peccatori. Amen. Pater noster y Ave Maria”.

“Oh Señor Jesucristo, Buen Pastor, preserva a los justos, justifica a los pecadores, ten misericordia de todos los fieles, y sé benévolo conmigo, que soy el mayor de los pecadores. Amén. Padrenuestro y avemaría”.

“O Domine Iesu Christe, adoro te ad iudicium progredientem, iustos ad paradisum vocantem peccatoresque damnantem. Deprecor te ut tua passio liberet nos ab illis poenis et perducat in vitam aeternam. Amen. Pater noster y Ave Maria”.

“Oh Señor Jesucristo, te adoro a ti que vienes a juzgarnos, llamas a los justos al paraíso y condenas a los pecadores. Te suplico que tu pasión nos libre de aquellas penas y nos lleve a la vida eterna. Amén. Padrenuestro y avemaría”.

“O amantissime Pater, offero tibi innocentem mortem dilectissimi tui, Domini nostri Iesu Christi, et amorem deifici cordis sui pro omni poena et culpa quam ego, miser peccator et omnium peccatorum nefandissimus, pro peccatis meis merui, et pro omnibus caris et amicis meis vivis atque defunctis. Deprecor te miserere nostri. Pater noster y Ave Maria”.

“Oh amantísimo Padre, te ofrezco la inocente muerte de tu predilecto, Señor Nuestro Jesucristo, y el amor de su divino corazón por toda la pena y la culpa que yo, mísero pecador y el más indigno de todos los pecadores, merecí por mis pecados, así como por todas mis personas queridas y mis amigos vivos y difuntos. Te suplico que tengas misericordia de nosotros. Padrenuestro y avemaría”.

ORATIO PRO INTERCESSIONE SANCTI GREGORII PAPAE

Oración por la intercesión de San Gregorio Papa:

“O Domine Iesu Christe, qui sanctissimum passionis tuae mysterium Beato Gregorio, famulo tuo, mirabiliter revelasti, da mihi, quaeso, miserrimo peccatori, illam perfecte consequi remissionem peccatorum, quam idem venerabilis Antistes de plenitudine potestatis Apostolicae omnibus vere poenitentibus et memoriam passionis tuae recolentibus liberaliter est largitus. Qui vivis et regnas in saecula saeculorum. Amen. Pater noster y Ave Maria”.

“Oh Señor Jesucristo, que milagrosamente revelaste el santísimo misterio de tu pasión al bienaventurado Gregorio, siervo tuyo, concédeme, por favor, a mí, el más mísero pecador, conseguir plenamente aquel perdón de los pecados que este mismo venerable prelado, desde la suma potestad apostólica, dispensó generosamente a todos los que de verdad se arrepientan y veneren la memoria de tu pasión. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén. Padrenuestro y avemaría”.

NOTAS

(1). ‘Memoria Histórica de la Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima del Traspaso (…)’, Jerez, 1887, pp. 30-36; y cf. una edición muy reciente coordinada por J. A. García Fernández-Palacios, ‘Memoria Histórica de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno’, Jerez de la Frontera, 2010, 137-146.

Inocencio VIII 213° Papa de la Iglesia católica

(2). Como se sabe, la mención de Inocencio VIII (Papa 1484-1492) en el pergamino dificulta seriamente su autenticidad, porque no se aviene con la fundación bien documentada de la cofradía el 1 de noviembre de 1584: cf. J. L. Repetto Betes (coord.), ‘La Semana Santa de Jerez y sus cofradías. Historia y Arte’, I, Jerez de la Frontera, 1996, p. 326; y para mayor refrendo, J. Jácome González – J. Antón portillo, ‘Origen y fundación de las cofradías de San Andrés y de los Nazarenos’, en ‘Diario de Jerez’, 11-V-2010 (en esta misma sección ‘La ciudad de la historia’).

Los coordinadores (CEHJ).

Fco. Antonio García Romero

Eugenio J. Vega Geán

Centro de Estudios Históricos Jerezanos www.cehj.org